1. Conoces mundo, aunque depende mucho de la compañía aérea donde trabajes, puedes hacer vuelos nacionales o internacionales.
  2. Además, conocerás a muchísimas personas, culturas diferentes, etc. Esto hará que abras más la mente y tu forma de ver las cosas.
  3. Siempre tendrás descuentos y ofertas increíbles cuando viajes como pasajero. Y lo mejor de todo, que no sólo será en vuelos, sino también en hoteles, coches de alquiler, dietas, etc.
  4. Es una profesión, que empatiza con los clientes, y mira por seguridad al 100%.
  5. Es un trabajo poco rutinario, en el que cada día tendrás una historia y anécdota que contar. Siempre le contarás algún chisme de un pasajero a tu compañero de tripulación.
  6. El sector aeronáutico está en pleno crecimiento. Es cierto que hay un parón con la situación del COVID-19, pero esto empezará a rodar pronto en el momento en que abran las fronteras y vuelva a girar la ruleta. Esto hará que siga en expansión y creará más empleo, donde  te informaremos cada día en nuestro blog.
  7. Lo bueno de cada día de trabajo, es que no hay dos vuelos iguales. Cada vuelo tiene un comandante y un sobrecargo diferente, así que cada día tendrás un jefe distinto.
  8. Si con el tiempo decides cambiar y por circunstancias de la vida, ya no quieres o no puedes volar. Con esta profesión tendrás otras opciones, como trabajar en el aeropuerto, trenes, agencias de viajes y cruceros. 
  9. Estarás continuamente formándote por los propios profesionales del sector, aprendiendo cada día más, y no solo eso, que aprenderás idiomas para poder comunicarte con el resto de los pasajeros.
  10. Es una profesión súper adictiva  y apasionante, cada día te atraerá más. Y no todo el mundo puede decir eso de su trabajo.

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?